RECOMENDACIONES DE MANEJO DE LA MELAZA

 

Utilización de la melaza en la fabricación de piensos compuestos

 

 

Inclusión y mezcla de melazas

 

 

Manejo de la Melaza

 

 

Sistema de incorporación de la melaza

 

 

Filtrado

 

 

Acondicionamiento del pienso, ventajas para la incorporación de la melaza

 

 

Viscosidad y preparación de la melaza

 

 

Absorción de la melaza

 

 

Recomendaciones generales

 

 

 

INCLUSIÓN Y MEZCLA DE LA MELAZA

 

La mayor parte de las melazas comercializadas en el mundo son utilizadas en la fabricación de piensos compuestos tanto en países desarrollados como en aquellos que están en vías de desarrollo. El sector de piensos compuestos tal y como lo conocemos, ha experimentado una evolución continua durante más de 60 años, aunque se puede decir que los sistemas de inclusión de melazas no están completamente establecidos en todo el mundo.

 

 

En la mayoría de los casos se trata simplemente de una falta de conocimientos de la tecnología existente en el mercado para la inclusión de melazas.

 

 

Un incremento muy significativo del nivel de inclusión de melazas se podría alcanzar si se le diera un razonamiento serio a las técnicas de inclusión de melazas. A través de técnicas de formulación por ordenador, en el que la melaza es tratada como un ingrediente más, la mayor parte de las veces la melaza tiene que ser restringida en las formulas no por el precio sino debido a que el sistema de inclusión de la fábrica no admite los niveles óptimos (apelmazamiento del pienso, obstrucciones, etc.)

 

 

La disminución de beneficios por este tipo de problemas puede representar muchas veces unas pérdidas económicas considerables. El cuadro general de la situación aparece empañado muchas veces por la calidad y el tipo de materias primas usadas, dependiendo de sus características generales y poder absorbente, junto con la posible adición de otros líquidos en el pienso.

 

 

Los niveles de inclusión de melazas que se consiguen en la mayor parte de la fábricas de pienso del norte de Europa y Estados unidos que producen piensos para vacuno y ovino, están en un rango de entre un 7% a un 12% de inclusión, usando equipos convencionales. El nivel de inclusión para raciones de porcino varía entre un 1% y un 8% dependiendo del ciclo en el que se encuentre el ganado.

 

 

En cuanto a las raciones de avicultura, ya sean en forma de gránulo o en harina, se puede incluir hasta un 2.5% si la optimización de coste de formula lo permite. La calidad del gránulo en raciones para avicultura mejora de una forma notable cuando se incluyen melazas en las formulas, incluso a niveles muy bajos. Cuando las melazas san agregadas a formulas de ponedoras, estas ayudan mucho en controlar los niveles de finos, además de mejorar de forma sustancial el flujo del pienso por los conductos de alimentación de las tolvas.

 

 

Para conseguir una buena inclusión de melazas en pienso con maquinaria convencional es fundamental seguir dos reglas básicas. La primera es contar con una buena mezcladora con la que poder preparar una buena mezcla con el fin de que todas las partículas reciban su correspondiente baño de melazas. La segunda regla tiene que ver con el tiempo que esta partícula necesita para absorber su correspondiente dosis. Cuanto más alta sea la viscosidad de la melaza, mas grueso será el baño y mas tiempo de absorción será necesario. La proporción de melaza añadida en una determinada carga de la mezcladora está directamente relacionada con el proceso de absorción de ésta y por supuesto también con el tamaño de las partículas que se quieren impregnar. Las partículas más pequeñas ofrecen una mayor superficie de contacto para absorber melaza y por tanto el tiempo de absorción es menor.

 

 

Con algunos sistemas de fabricación de piensos convencionales , es posible añadir melazas en dos o tres sitios distintos durante el proceso de producción. Este método permite aumentar el factor tiempo-absorción además de reducir las dificultades encontradas algunas veces cuando el único punto de inclusión de las melazas es la granuladora.

 

 

El primer punto posible de inclusión de melazas en la línea de producción podría ser la mezcladora. Asumiendo que ésta se encuentre en perfectas condiciones y que la capacidad volumétrica recomendada por el fabricante no se exceda, podríamos incluir hasta un 2 % de melazas en este punto sin crear ningún tipo de problemas en la mezcladora o en el sistema de descarga de ésta.

 

 

Al contrario que la adición de agua o de otros tipos de líquidos que se incluyen en la mezcladora por la parte superior, las melazas se deben incluir en la mezcladora por los laterales de esta. Esta aplicación demanda una bomba de desplazamiento positivo de velocidad fija situada en el tanque nodriza de calentamiento de melaza, con el fin de bombear melaza a través de una tubería de 50 mm que finalice en la mezcladora . Próximo a la mezcladora esta tubería se divide en dos secciones de 19 mm. cada una, que se introducirán en la pared de la mezcladora a medio camino en el cuadrante inferior, que inyectará en la parte superior de las palas mezcladoras, Tan cerca de la carcasa de la mezcladora como sea posible, cada sección de la tubería estará equipada con una válvula automática. La cantidad de melaza necesaria será añadida en un concepto de tiempo solamente, sabiendo exactamente la medida de velocidad de la bomba y disponiendo de un by-pass standard con el fin de controlar esa capacidad.

 

 

Cuando la bomba esta funcionando regularmente las válvulas automáticas abrirán alternativamente en secuencias de 5 a 6 segundos, con ambas válvulas cerrándose tan pronto como la bomba se para. Como el tiempo de mezcla total de la carga de una mezcladora viene a ser de unos 3 a 4 minutos es esencial que el tiempo de inclusión de la melaza no pase de los 30 segundos y por el contrario debería estar en funcionamiento otra vez tan pronto como la mezcladora se vuelve a cargar. Para conseguir esto es necesario que la bomba exceda la capacidad necesaria para la inclusión requerida. Los controles para este proceso deben estar integrados en el sistema general de control de mezclas. El éxito de este sistema estriba en el hecho de que son pequeñas cantidades de melaza las que se incluyen en mezcladora haciéndose así posible que la parte interna de la mezcladora no forme la característica costra en las superficies de las palas y en las paredes interiores de la mezcladora evitando así las costosas operaciones de limpieza.

 

 

El próximo punto posible de inclusión de melazas seria mediante el uso de una melazadora de alta velocidad, después de recibir la mezcla directamente de la mezcladora, en dirección a la granuladora o a las celdas de producto terminado. Las melazadoras son extremadamente útiles si se usan teniendo en cuenta las limitaciones del sistema de transporte de la mezcla y posterior almacenamiento que les siguen en la línea.

 

 

Las populares maquinas usadas, incluyen las marcas UMT-WALTER, BUHLER, KHAL, MILLTECH y SALMATEC. Las dos primeras son mono eje, mientras que las dos segundas tienen incorporado un segundo eje. Pegados a los ejes están una serie de palas ajustables y los ejes rotan normalmente a una velocidad de entre 700 y 1.000 RPM. Existen varios tamaños que cubren rendimientos de entre 40 y 100 TM por hora.

 

 

Aquí lo normal es añadir un 5 % de melazas en la ración. Niveles de inclusión mas altos son posibles en algunas circunstancias, pero el importante factor tiempo, dicta de una manera determinante la cantidad de melaza a incluir. Cuando se usan melazadoras a modo de acondicionadores para alimentar maduradores o expanders, la inclusión de melazas puede ser tan alta como la granuladora soporte de acuerdo con los requerimientos de las formulas y la calidad de los pellets.

 

 

El tercer punto para la inclusión de melazas es en el acondicionador que puede estar alimentando directamente a la granuladora, al expander o el madurador. El acondicionador tiene una retención y un tiempo de mezcla de ocho a diez segundos y cuando es usado por separado permite inclusiones de hasta un 4 ó 5 % si alimentan a una granuladora, entre un 5 y 6% si alimentan un expander y entre un 7 y un 10% si alimentan un madurador. A veces también es posible usar dos acondicionadores en cascada colocado uno encima del otro con el fin de duplicar el tiempo de retención de la mezcla de forma que proporcionalmente se aumente también la inclusión de melazas.

 

 

La inclusión de melazas en mezclas especiales de carácter grueso para ganado vacuno, ovino y caballos es completamente distinta a las de las harinas. La mayoría de las materias primas utilizadas en este tipo de mezclas están en forma de pellets, expandidos, copos, aplastados y en forma de tortas, por tanto se debe tener mucho cuidado a la hora de mezclar con el fin de preservar el estado de estos materiales.

 

 

Estos necesitan mezcladoras que mezclan muy suavemente que podrían ser de la marca UMT-ROBINSON, ALVAN BLANCH y THATAM FORBERG. La primera posee un amplio tiempo de mezcla, mientras que la segunda tiene un ciclo de mezcla de menos de un minuto. La inclusión de melazas en mezclas bastas, independientemente de su valor nutricional, pretende hacerlas mas apetecibles, libres de finos y a ser aceptadas por el ganado. Al contrario de las harinas para granulado donde la melaza debe ser absorbida por completo, en las mezclas de este tipo es deseable que la melaza se quede en la superficie de las materias primas después de mezcladas.

 

 

Mientras que la densidad de la melaza es razonablemente estable, las harinas con la que esta es mezclada varían considerablemente debido a la gran variedad de materias primas que la componen. Esto es más frecuente en fábricas en donde se fabrica pienso para vacuno y en donde se utilizan materias tales como la pulpa de remolacha, salvados, cebadillas, cascarillas etc. Allí donde existen muchas variedades en la densidad de las materias primas, es necesario prestar especial atención a las proporciones de melaza que se incluyen ya que se pueden producir serias perturbaciones en la calidad del gránulo.

 

 

Existen varios métodos para corregir estos problemas, como por ejemplo controles automatizados del peso de la mezcla introducida en la melazadora o una bomba de medición de melazas con velocidad variable. Unido al sistema nos encontraríamos una válvula electro-magnética de paso que es capaz de medir la melaza que ha entrado en el sistema. Los sistemas de pesado de las melazas ofrecen mucha precisión pero requieren sistemas de control muy exactos. Los sistemas más sofisticados y precisos son desde luego los más caros y será la dirección la que tomará la ultima decisión.

 

 

La efectividad de los equipos de incorporación de melazas pueden malfuncionar si otros líquidos como agua, grasas o aceites son incorporados a la misma vez o antes de la inclusión de las melazas. La capacidad de una mezcla de absorber melazas esta en relación al contenido de humedad de dicha mezcla y en el tiempo de absorción concedida. Como la melaza tiene un contenido de humedad del 25-28% es absolutamente necesario que el contenido de humedad de la harina sea suficientemente bajo como para absorber la melaza. La adición de agua a la mezcla solo se hará cuando este claramente establecido que hay lugar para ello después de que la inclusión de melazas formulada haya sido introducida en la mezcla. La inclusión de un 1 % de melaza en una mezcla de harina elevara el contenido de humedad de esa mezcla aproximadamente en un 0.13 %.

 
Quienes somos