RECOMENDACIONES DE MANEJO DE LA MELAZA

 

Utilización de la melaza en la fabricación de piensos compuestos

 

 

Inclusión y mezcla de melazas

 

 

Manejo de la Melaza

 

 

Sistema de incorporación de la melaza

 

 

Filtrado

 

 

Acondicionamiento del pienso, ventajas para la incorporación de la melaza

 

 

Viscosidad y preparación de la melaza

 

 

Absorción de la melaza

 

 

Recomendaciones generales

 

 

 

FILTRADO

 

El filtrado de las melazas ha constituido siempre un tema de arduo debate acerca de la calidad de las mismas y la manipulación en la industria de los piensos compuestos.

 

 

No cabe duda de que, ocasionalmente, han existido problemas, ya que los suministros de melazas provienen de las áreas tropicales y subtropicales de todo el mundo. Algunos países disponen de sofisticadas plantas modernas con adecuados tanques de almacenamiento, mientras que otras plantas están menos preparadas llegando a almacenar las melazas en improvisados depósitos excavados en tierra. Las facilidades de transporte a puerto para su embarque van desde toda clase de camiones cisterna a vagones de tren y barcazas fluviales.

 

 

Teniendo en cuenta que las melazas tienen generalmente un contenido de materia seca que está en torno al 75%, no era infrecuente que algunas cargas ofrecieran problemas. Puesto que el objetivo de COMEL es proporcionar unas melazas que no planteen problemas en las fábricas, se decidió instalar unos filtros especiales, capaces de eliminar de las melazas todos los elementos extraños.

 

 

Estos filtros especiales, concebidos por George Reeves, Ingeniero Jefe de Fábrica de United Molasses en los talleres de Liverpool, vinieron a sustituir a todos los antiguos tipos de filtro de cesta que se usaban anteriormente. Las cinco terminales de United Molasses del Reino Unido han estado funcionando con el nuevo tipo de filtros desde hace unos años y han demostrado ser enormemente eficaces y han compensado el gran desembolso económico que ha supuesto su desarrollo e instalación.

 

 

Cuando los barcos que transportan melazas son descargados en las terminales que COMEL/UNITED MOLASSES (ESPAÑA), aquéllas son bombeadas, a través de unas líneas de tuberías de 300 mm a razón de 400/700 toneladas por hora, a los tanques de almacenamiento de llegada. No es posible pasar las melazas a través de filtros en esta etapa porque el caudal de flujo a través de las bombas de los barcos, sumado a las importantes diferencias de viscosidad en las diversas cargas, podría incrementar el tiempo y el costo de la descarga, lo que daría como resultado unos importantes gastos de demora tanto para el barco como para el puesto de amarre.

 

 

Cuando las melazas son posteriormente trasladadas de los tanques de almacenamiento de llegada a los tanques de mezclado, se hace bajo el control directo de los operadores de la terminal de melazas. Los operadores tienen la responsabilidad de determinar la ruta de la línea de tuberías, abriendo y cerrando todas las válvulas implicadas y después poniendo en marcha las bombas para cada trasiego concreto. Las líneas de tuberías de trasiego tienen un diámetro de 200 mm, y la capacidad de las bombas de trasiego varía de 100 a 150 toneladas por hora.

 

 

Durante estos trasiegos internos, se controla la cantidad de flujo de las melazas, y es entonces cuando las melazas pasan a través de los filtros para conseguir la filtración más perfecta posible.

 

 

Los filtros desarrollados por United Molasses están situados en puntos estratégicos en los complejos sistemas de líneas de tuberías y están colocados en grupos de cuatro. Están organizados de tal forma que las melazas de la línea de trasiego fluyen a través de los cuatro filtros al mismo tiempo. Este método permite la máxima superficie de filtración sin interrumpir el caudal de flujo.

 

 

La utilización de cuatro grandes filtros garantiza la mejor filtración posible sin detener el flujo de las melazas. Cada uno de los cuatro filtros dispone de un manguito interno de metal perforado, y el primer grupo de cuatro usa un tamaño de agujero de 2 mm, mientras que el último grupo de cuatro filtros utiliza unos manguitos internos de metal perforado con unos agujeros de un tamaño de 1 mm. Debajo de cada grupo de filtros hay un tanque con la parte superior abierta con una capacidad de 450 litros, y a mitad de altura, dentro del tanque, está sujeta una plancha plana de metal perforado con agujeros de 1 mm. Por medio de una seleccionada organización de válvulas, el flujo de las melazas a través de cada uno de los cuatro filtros principales puede ser revertido y cualquier materia extraña que haya en ellos es expulsada de la superficie de los filtros y vertida en el tanque que hay debajo. La pantalla plana de metal perforado que hay en este tanque retiene todas las materias extrañas y permite que las melazas usadas en el proceso de limpieza se filtren hasta la parte inferior del tanque, desde donde pueden ser bombeadas de nuevo al sistema. El material que se ha recogido en la parte superior del tanque puede ser fácilmente recogido y eliminado, de forma que todo el proceso de filtración se realice sin que se produzcan derrames ni se provoquen peligros para el medio ambiente.

 

 

A pesar de las exageradas historias que circulan, las "impurezas" normales que se encuentran en las melazas están todas relacionadas con el propio producto natural, tal como llega a la terminal. Estas llamadas impurezas son pequeños trozos de azúcar marrón cristalizado, melazas caramelizadas y fibras del bagazo de la caña de az˙car o de la pulpa de la remolacha.

 

 

Hay que recordar que las melazas son un subproducto de la industria del azúcar, como consecuencia del procesado de la caña de az˙car o de la remolacha, y las impurezas mencionadas no constituyen en sí mismas un elemento tóxico ni un riesgo para los animales de granja.

 

 

El líquido de las melazas ha sido bombeado y transportado por diversos medios de la fábrica de azúcar a la terminal de distribución y es posible que haya sido calentado varias veces.

 

 

El proceso de calentamiento por vapor que se usa en los barcos para acelerar y facilitar la descarga del líquido crea una fracción de caramelización. Las fibras de bagazo de la caña o de la pulpa de remolacha aparecen como resultado del hecho de que los trozos largos de fibra han sido cortados en pequeños trozos antes del proceso de prensado para extraer el jugo. Por el mismo hecho de tener una longitud muy corta y un diámetro no mucho mayor que el de un cabello, pueden aparecer ocasionalmente después de múltiples filtraciones.

 

 

Las melazas de las terminales de COMEL/UNITED MOLASSES (ESPAÑA) han pasado a través de múltiples sistemas de filtros al menos dos veces y, como última medida de control, pasan a través de un filtro de tejido de nylon de malla finísima que se coloca en la boca de entrada de los camiones cisterna, cuando éstos son cargados para el reparto. Nuestro minucioso proceso de filtración garantiza que no se produzcan problemas con sus productos en los procesos de fabricación de sus clientes.

 

 

Sin embargo, la experiencia ha venido a demostrar que puede producirse algún tipo de contaminación en las fábricas de piensos después de que las melazas son entregadas, debido a la existencia de irregularidades en sus sistemas de almacenamiento y manipulación. Si las instalaciones de los clientes son correctas y no permiten la entrada de residuos en sus tanques ni producen caramelización del producto por el uso de vapor como medio de calentamiento, las melazas suministradas por COMEL no crearán problemas internos. El uso de un filtro dúplex de 4” con agujeros de 2 mm en la entrada del tanque de almacenamiento del la fábrica garantizará su protección y eliminará la necesidad de usar ningún otro filtro dentro de la planta.

 

 

 
Quienes somos